Protección solar

Protección total en un solo gesto

Estamos en plena ola de calor y los rayos solares acechan de forma rotunda y sin miramientos. El sol y, en especial, los meses de verano tienen muchas cosas positivas; los días son más largos y luminosos, el tiempo nos permite pasar más horas en la calle y, en general, nos encontramos más alegres y relajados. También tiene efectos muy positivos en nuestro organismo, siendo la vitamina D muy necesaria para la densidad ósea, para el correcto funcionamiento del sistema inmunológico e incluso para la prevención de ciertas enfermedades cardiovasculares,  así como de estados de tristeza o decaimiento.

A pesar de todas estas virtudes el sol puede tener una incidencia muy negativa en nuestra salud, empezando por el fotoenvejecimiento o envejecimiento prematuro de la piel, las manchas solares, las quemaduras, las arrugas, la falta de nutrición y acabando en cosas mucho más graves como, por ejemplo, el melanoma.

Aunque de unos años hacía aquí hemos tomado mucha conciencia de los peligros del sol, seguimos sin entender del todo la importancia de protegernos adecuadamente, no solo cuando nos exponemos directamente sino durante los 365 días del año.

Otra cuestión importante que debemos tener en cuenta es que los rayos solares no solamente inciden en las capas externas de la piel sino que también lo hacen en las más profundas. Hablamos del daño celular o estrés oxidativo.

Entonces, ¿cuál es el problema con las cremas solares?

Las cremas solares son una herramienta fenomenal y que no tenemos que dejar de utilizar, pero la situación ideal es que lo complementemos con un fotoprotector oral.

Hay que tener en cuenta que, generalmente, no aplicamos bien el protector solar y además nos olvidamos de reaplicarlo cada 2 horas. Una gran parte de la población solo se protege cuando se está exponiendo al sol de forma explícita, es decir, cuando van a la playa o a la piscina. La eficacia de nuestra crema solar puede verse afectada por el sudor, el agua o el rozamiento. Finalmente, aún aplicando protección tópica podremos neutralizar cerca de un 55% de los radicales libres, pero el resto continuará dañando nuestras células.

La fotoprotección oral

La fotoprotección oral es un tipo de protección para la piel hacia la radiación UV. Se trata de sustancias ingeridas oralmente que te proporcionan un bronceado seguro reduciendo los riesgos que los rayos solares comportan. Su actuación puede comportarse de distintas maneras:

  • Antioxidante
  • Antiinflamatoria
  • Inmonumoduladora

La fotoprotección oral es cada vez más recomendada por los dermatólogos, sobretodos en pacientes de piel del fototipo 1 (la más sensible).

Propiedades

  • Evita las quemaduras provocadas por el Sol
  • Evita el fotoenvejecimiento
  • Evita las manchas solares
  • Proporciona un bronceado más bonito y duradero
  • Repara el daño del ADN de las células
  • Activa la células generadoras de melanocitos
Comparte:

Deja un comentario

Some comments will be answered privately by a matter of confidentiality of personal data.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.