Detox
Detox

DETOXIFICA Y RENUEVA TU ORGANISMO

La modernización ha traído cosas extremadamente positivas en nuestra sociedad y estilo de vida, aunque también ha comportado algunos cambios negativos que pueden afectar directamente a nuestra salud.

Alimentación

Alimentación

Hemos aumentado de forma considerable el consumo de productos refinados y procesados.

Actividad física

Contaminación

Vivimos rodeados de una gran cantidad de tóxicos ambientales y contaminación.

Sueño

Medicación

El aumento de la esperanza de vida ha traído consigo un incremento en el consumo de medicación que va dejando sus restos en nuestro organismo.

Estrés

Ritmo de vida

Como consecuencia de nuestro ritmo de vida, mediatizado por el estrés, cada vez más surgen patologías inflamatorias crónicas.

¿Cómo saber si tengo un exceso de tóxicos en el organismo?
Fatiga
Intolerancias
Sintomatología digestiva
Menor efecto de algunos medicamentos

DETOXIFICA TU ORGANISMO EN DOS FASES

Vitarlic Cleanse

Paso 1: Limpia el hígado

El hígado es el filtro de todo lo que pasa por nuestro organismo y por eso es recomendable mejorara las dos fases de detoxificación hepática con antioxiantes potentes y de calidad.

Trabaja las dos fases hepáticas: fomenta la oxidación de la fase 1 y mejora la eliminación de la fase 2

A base de ajo añejado, vitaminas A, C y E, selenio y té verde, principalmente.

Vitarlic Cleanse
Chlorella Plus

Paso2: Completa limpiando el intestino

Todo lo que entra en nuestro organismo pasa por el intestino. El alga Chlorella contiene muchos micronutrientes con alto poder quelante (que atrapa) de metales pesados (tóxicos) que nos ayudarán a limpiar el intestino de todas estas intolerancias e inflamaciones provocadas por un exceso de tóxicos.

A base de Chlorella pyrenoidosa enriquecida con zinc

Chlorella Plus

INGREDIENTES ESTRELLA

Corteza de pino y semilla de uva

Potentes antioxidantes

Cardo Mariano

Hepatoprotector, limpia el hígado de una manera segura

Glutation

Antioxidante fisiológico de alta tolerancia

Ajo añejado

Antioxidantes y antihepatotóxico

Alga Chlorella

Detoxificante y con alto poder quelante (que atrapa) de metales pesados

RESUELVE TUS DUDAS

El organismo tiene, de manera natural, diversas formas de eliminar tóxicos: Procesos hepáticos, aclaramiento renal, excreción biliar etc. Es decir, nuestro cuerpo, de forma natural, realiza detoxificaciones a diario, de tal manera que impedimos que sustancias que puedan ser dañinas para nuestro cuerpo se acumulen y a largo plazo nos afecten.

Por lo tanto, cuando realizamos una detoxificación, estamos fomentando estos procesos fisiológicos del organismo. La mayoría de las veces nos centramos en ayudar a la detoxificación hepática, ya que el hígado es el principal órgano depurativo del organismo. Fomentamos así la eliminación de estas sustancias tóxicas a través del uso de potentes antioxidantes que neutralicen dichas sustancias, y, por supuesto, protegemos el organismo ya que conseguimos que el hígado siga haciendo su función sin agotarse al extremo.

A parte de la detoxificación hepática, existen otros tipos de detoxificaciones con las que podemos ayudar por completo a nuestro cuerpo a eliminar sustancias que potencialmente pueden suponer un riesgo, como por ejemplo, restos de medicamentos, exceso de lípidos, proteínas reactivas, etc.

Bueno, son dos conceptos totalmente independientes, aunque ambos están muy relacionados con nuestro bienestar físico. Principalmente, las dietas adelgazantes nos permiten reducir el volumen corporal al ajustar una serie de restricciones alimentarias (grasas e hidratos) de tal manera que reducimos volumen asociado al tejido graso abdominal.

Por otro lado, la detoxificación elimina sustancias principalmente asociadas a órganos depurativos (hígado, intestino, riñón), aunque es cierto que parte de esta eliminación será de grasa visceral y de lípido circulante en sangre. Lo que no vamos a conseguir es reducir el volumen asociado a tejido adiposo.

Tal y como hemos dicho, aunque el hígado es el principal órgano depurativo, existen otros órganos con una importante función detoxificante, entre ellos el intestino. El tubo digestivo recibe todo lo que entra en nuestro cuerpo: alimentos, medicamentos, bebidas, etc. Y no sólo eso, sino que elimina todo aquello que, una vez procesado, no nos hace falta. Esto, supone que nuestro sistema digestivo va acumulando también sustancias que puedan producirle daño: inflamación, intolerancia, hinchazón, estreñimiento, etc.

Solo por este motivo, sería bueno plantearse, al menos, una detoxificación digestiva, de tal manera que podamos resetear nuestro aparato digestivo y, posteriormente, con unos probióticos de calidad aportemos la microbiota necesaria para un sistema digestivo óptimo.

Pero aparte de eso, tenemos que pensar que, la salida natural de la mayoría de sustancias detoxificadas a nivel de hígado, es la vía biliar, y por tanto desembocan en el intestino a fin de unirse a las heces. Esto, por lo tanto, quiere decir que aquello que mejoramos en el hígado, necesita una mejora también en el intestino. Es conveniente, por lo tanto, plantearse una depuración intestinal una vez hayamos acabado la detoxificación hepática. Si además, estamos realizando una dieta con pérdida de volumen adiposo, aún sería más necesarioa depurar el intestino y eliminar los metales pesados que se liberan al quemar grasa y que sólo aportan inflamación, hinchazón y malestar a nuestro tubo digestivo.

Si realizamos una detoxificación completa conseguiremos mejorar los procesos fisiológicos depurativos del organismo y nos beneficiaremos de una mejor calidad de vida a nivel físico. No podemos buscar un resultado concreto o a corto plazo como cuando, por ejemplo, nos tomamos un analgésico para el dolor, aunque sí que mejoraremos nuestro bienestar global además de prevenir posibles sintomatologías generales.

Las situaciones de malestar digestivo de causa desconocida, también mejorarán mucho con una limpieza digestiva integral y una buena siembra de microbiota, ya que se disminuirá la inflamación y se promoverá una eubiosis integral a nivel digestivo.

Por otro lado, a nivel hepático mejoraremos niveles de grasa en sangre, reduciendo así el riesgo cardiovascular asociado a la dislipemia (triglicéridos y colesterol elevados), además de fomentar la eliminación adecuada de los restos de medicamentos que puedan saturar estar ruta metabólica, consiguiendo así un efecto claro de la medicación en pacientes polimedicados crónicos.

¿Te has quedado con dudas?
¿Te has quedado con dudas?