Sun allergy

Alergia al sol: qué es, síntomas y tratamiento

Con la llegada de la primavera y el verano, las horas de luz solar aumentan y la cantidad de ropa que nos protege disminuye. Por este motivo, es importante preparar la piel para que la llegada de los rayos solares no dañe nuestra salud cutánea. En los casos más extremos existen personas que padecen alergia al sol, lo que hace que su exposición solar tenga que ser mucho más cuidadosa. Veamos qué es la alergia al sol y cómo prevenirla.

 ¿Qué es la alergia solar?

La alergia al sol o alergia solar es un término que se utiliza a menudo para describir una serie de patologías en las que se producen distintas alteraciones del estado normal de la piel tras haber sido expuesta a la luz solar. La forma más común de alergia al sol es la denominada erupción polimorfa lumínica.

 ¿Cómo saber si eres alérgica al sol?

Posiblemente te preguntarás ¿por qué soy alérgica al sol? Si eres alérgico al sol y te expones a la luz solar vas a experimentar alguno de estos síntomas: granitos por alergia al sol, lentigos solares, ronchas, manchas solares, enrojecimiento de zonas de la piel, picor y dolor de baja intensidad, bultitos que pueden derivar en manchas con volumen, descamación, aparición de costras, ampollas y a veces leve sangrado de zonas irritadas de la piel.

Pero, sin duda, la lesión que suele molestar más son los ‘famosos’ granitos por alergia al sol.

 Granitos por alergia al sol: cómo evitarlos

Si percibes alguno de estos síntomas tras la exposición solar, es muy posible que seas alérgica al sol. En este caso, aconsejamos acudir a un dermatólogo para someterte a una evaluación. Como siempre en estos casos, si tienes alguna duda lo mejor es acudir a tu especialista para que te realice un análisis completo que descarte otras alergias a productos como cremas, perfumes o fármacos.

Asimismo, tu medico deberá hacer un repaso a tu historial médico para asegurarse que la reacción de tu piel no se debe tampoco a alteraciones metabólicas o enfermedades autoinmunes como el lupus.

Las causas que producen este tipo de reacciones a la luz aún no se conocen con exactitud. Lo que sí se sabe es que la erupción polimorfa lumínica (EPL) o alergia al sol surge cuando hay una excesiva exposición a los rayos UVA. Por este motivo, esta afección es más habitual entre la primavera y el verano. Y afecta en especial a personas con la piel clara.

Qué hacer si tienes alergia al sol: Remedios para prevenirla

Si padeces alergia al sol leve, los síntomas pueden desaparecer solos sin necesidad de que te sometas a ningún tipo de tratamiento. Por el contrario, los casos más graves pueden requerir tratamiento médico, que debe prescribirte un dermatólogo o profesional cualificado. Si te identificas en este segundo grupo de pacientes, lo primero que debes hacer es tomar medidas, usando ropa que te proteja del sol.

Es imprescindible que nos tomemos el poder dañino de la luz solar muy en serio. De esta manera, nunca tomaremos el sol sin protección y usaremos siempre una crema solar de alta protección y calidad. 

Por lo tanto, si tienes alergia al sol, esto es lo que debes hacer

Tienes que evitar la exposición directa a los rayos solares. Usa gorras, sombreros y camisetas que protejan las zonas más vulnerables de tu cuerpo.

Usa protección solar que te ofrezca una alta protección y fíjate en la calidad de sus ingredientes. Si tienes dudas, consulta a tu farmacéutico de confianza. Usa la crema solar en cantidad, no dejes de embadurnarte todas las partes de tu cuerpo (no olvides las plantas de tus pies, orejas, etc.) y aplícatela de nuevo después del baño.

No debes tomar el sol en la playa sin la protección de una sombrilla de alta protección. Ten en cuenta que tu piel es más sensible de lo habitual.

Después de tomar el sol utiliza cremas after sun que nutren e hidratan la dermis.

Bebe mucha agua. Tu piel necesita agua tanto por dentro como por fuera.

Refuerza la protección de la piel consumiendo Omega 3.

No uses maquillaje o perfumes cuando vayas a tomar el sol. Estos pueden potenciar la alergia al sol.

Guíate siempre por los consejos de tu médico y de tu farmacéutico de confianza ya que cada caso de alergia al sol es diferente. Disfruta del sol siempre dentro de tus posibilidades.

Emplea la fotoprotección oral como tratamiento preventivo. Además de cuidar nuestra piel de forma externa, es recomendable emplear las pastillas para el sol como tratamiento preventivo.

En este sentido, es importante que esta fotoprotección oral esté basada en ingredientes 100% naturales como los de las cápsulas solares de Laboratorios Vitae Oliovita Protect, un complemento alimenticio que no únicamente protege del sol sino que también hidrata tu piel, la nutre, la repara y garantiza un bronceado de aspecto natural totalmente homogéneo.

Es importante saber que un tratamiento no sustituye al otro en ningún caso. Es decir, es fundamental tomar las pastillas fotoprotectoras pero en ningún caso debemos prescindir del uso de crema solar.

Cuando desaparece la alergia al sol

A pesar de que los síntomas por alergia al sol pueden ser significativos y visibles, afortunadamente no suelen perdurar en la piel muchos días.

Las lesiones suelen ir reduciéndose paulatinamente con el paso de los días hasta desaparecer totalmente al cabo de máximo unos siete días, siempre y cuando la paciente procure protegerse debidamente de los rayos solares adoptando las medidas mencionadas anteriormente y tomando un fotoprotector oral de calidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Need help? From 08:30h - 18:00h here